enlaces-rotos-en-wordpress

Cuando los enlaces rotos te fastidian lo publicado en WordPress

Encontrarte con un enlace (o link, hiperenlace) roto es algo extremadamente molesto. Y si estos son varios y, además, afectan directamente a un sitio propio, entonces la molestia pasa a ser mayúscula.

Internet evoluciona constantemente. Cambia cosas de sitio (y los sitios cambian de cosas) haciendo que sea necesario una revisión casi permanente de lo compartido porque puede que tal y como se ha hecho en su momento deje de ser válido pasado el tiempo.

Esto puede afectar tanto a los enlaces (links)descripción del término según Vikipedia que dirigen a una página de nuestro propio sitio (porque la eliminamos, cambiamos de nombre, etc.) o a una referencia externa (a otro sitio webSitio Web según Vikipedia ajeno al nuestro). Y también (los peores fallos según mi vista), a las imágenes.

Cualquier enlace roto perjudica a un sitio web pero el que afecta a una imagen es el que más daño hace a la imagen (disculpar el redundante juego de palabras) de un sitio.

Enlaces rotos con Broken Link Checker
Encontrando enlaces rotos con Broken Link Checker

Lo bueno de un pluginConfigurando Plugins como el Broken Link CheckerSitio del plugin donde puedes informarte de los enlaces rotos que tengas, es que puedes obtener fácil y rápidamente información actualizada de los enlaces que nos han dejado de funcionar.

Lo malo es que cuando te presenta un informe como el de la captura de pantalla de arriba, entonces, esos enlaces rotos no solo alteran la salud de tu sitio, sino que, lo que es peor, altera la tuya propia.

Maldices la hora que decidiste enlazar con algo y te rompen las ganas de seguir enlazando porque sí, tal como lo veis: son 282 enlaces que aún me quedan por remendar…

La mayor cantidad de enlaces rotos corresponden a imágenes (mi peor pesadilla). Otro apartado que tiene su parte buena y su parte mala.

La buena es que sé el causante: se debe al cambio de política (cuando no la política jodiéndonos la existencia) de Dropbox que convirtió la carpeta Pública en una carpeta más de nuestro alojamiento y con ello, dejaron de compartirse todos los archivos que teníamos allí alojados.

Lo malo es que la solución, a falta de encontrar modos que hasta ahora no encontré, es tediosa, larga y cansina. Desalentadora en gran medida.

Cuando consiga hiperventilarme del sofocón que me ha causado los hipervínculos fastidiados, trataré de explicar los procedimientos aplicados por si hay alguien (desafortunado como yo) que necesite ayuda y no la encuentre en otro sitio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This