El desembarco de los descubiertos en tierra de los descubridores

barquito,avion-papel

Tal día como hoy, pero hace un tiempo atrás, 488 años después de que nos descubrierannuestro descubrimiento, llegábamos a la tierra de nuestros descubridores. Gracias al hambre que les quitamos y la tecnología que pudieron desarrollar con nuestra “inestimable aportación” económica, aterrizamos y no desembarcamos. Como ellos hicieron al descubrirnos.

A que debemos su ingrata visita? nos preguntaron en cuanto pusimos pie en tierra. Venimos a reclamar una miserabilísma parte de las riquezas que os hemos “prestado”, estuve a punto de responder, pero me contuve. Visita de cortesía, respondí; para agradecer en persona a quienes hicieron posible que el mundo nos conociese. Si nos nos hubiesen descubiertoLos descubiertos y los descubridores seríamos auténticos desconocidos ¿no le parece?.

En vez de a caballo, nos adentramos tierra adentro en tren. Al descabal pisar el asfalto un trecho antes de la cruz marcada en el mapa que seguíamos, nos encontramos con una huelga de indios autobuses y tuvimos que recurrir a un taxista indio para que nos alcanzara a nuestro destino.

Me imagino a nuestro descubridor preguntando por Manaus para visitar el Machu PichuMachu Pichu en Wikipedia ¿por dónde hay que ir? Pues, la mejor ruta es bajar hasta Mato Grosso do Sul, luego a Asunción, Salta, Cochabamba, La Paz (antes que nos la haga ud desaparecer pa siempre), Cusco y por ahí pregunte que estará a un paso. Pero a caballo no podrá llegar hasta arriba del todo porque allí solo se puede subir en LlamaLa Llama en Wikipedia. Y don Cristobal se quedaría pensando un buen rato cómo convencería a los soldados de que para satisfacer a los reyes (católicos ellos) tendrían que quemarse vivos…

Y es que el indio taxista de turno, a un trayecto de 600 metros por una calle que llevaba directamente, lo convirtió en casi 4 kms. pa darnos a conocer una ruta más atractiva y de paso, de dónde sale aquello de “viveza criolla”. Eso el primer día.

También me imagino pasado el tiempo, la impresión que pudiésemos haber causado en nuestro descubridores, como la que pudieron haber causado ellos en los descubiertos. Hola, venimos en son de paz, de parte de los reyes (católicos ellos) a descubrirlos. No tengáis miedo. Si nos atendéis bien os enseñaremos religión y todo eso… No sé no sé, tenéis una pinta de conquistadores…

A nosotros el taxista indio aquel no nos quemó pero nos dejó calentitos (a toro pasado claro, porque en el momento nos entusiasmó el recorrido). Luego sí, a lo largo de nuestro frondoso periplo, nos fuimos quemando. Sin fuego, pero poco a poco y vuelta a vuelta. Pero aquí seguimos, a pesar de los reyes.

En fin, todo esto son simples (aunque parezcan complejas) reflexiones elucubraciones con (y sin) ton y son en el aniversario de pilgrinAcerca de pilgrin, que nació (como de casualidad) justo el día de marras.

Lo peor de todo es que en todo este tiempo, no conseguimos que nos devuelvan nada de todo aquel oro ni ninguna otra riqueza. Por el contrario, se mantienen al acecho de cuanto conseguimos, para seguir expropiando todo lo que pueden. Y es que a los reyes, pobres, hay que mantenerles el trono. Y todo lo demás.

Para mas inri, las patatas nos la hacen pagar cada vez que las necesitamos.

Leave a Response