En el portal de Belén no había ni mula ni buey

Eramos pocos y parió la Virgen María… Benedicto XVI, deja en pie “la realidad histórica” del nacimiento de Jesús y la virginidad de María, se carga de un plumazo la iconografía del portal: ni había mula ni había buey, y la estrella -casi con toda probabilidad- era una supernova.

El pesebre de Belén no tenía animales
Hay que reestructurar el pesebre de Belén según Benedicto XVI
Su santidad, desesperado por poner a la venta su último libro, le hace un flaco favor a los vendedores de las figuritas de Belén ¿y ahora quién va a comprar animalitos para su pesebre? ¿No podía esperar hasta después de las navidades? “Si hombre, ¿después de las fechas en que más se vende?” Por eso, perjudica notoriamente a los comerciantes. “Bueno, pero la venta de su libro está por encima de intereses particulares. La iglesia debe predominar, y también necesita dinero, pobre”…

En el tercer volumen que Ratzinger dedica a la figura de Cristo, se plantea una pregunta tan delicada como crucial para los católicos: “¿Es cierto que Jesús fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo y nació de Santa María Virgen?”. Aunque el l Papa se contesta: “Sí, sin reservas”, le quita la razón a San Agustín, quien dejó escrito que María hizo un voto de castidad y se encomendó a José para que la protegiera. Según Benedicto XVI, tal reconstrucción de los hechos “está fuera del mundo judío en el tiempo del nacimiento de Jesús”. Una fecha que Joseph Ratzinger sitúa –recurriendo al Evangelio de San Lucas—en el año 15 del imperio de Tiberio César, entre el 6 y el 7 antes de Cristo, coincidiendo con una conjunción de los planetas Júpiter, Saturno y Marte. Más que la fecha, llama la atención la manera en que el Papa reescribe, aunque sin refutar, los textos de Lucas y de Mateo. Y no es que yo me leyese el libro de EliThe Book of Eli ese, sólo las opiniones que aparecen por ahíPublicado en El País.

También leí el planteamiento de alguien de que “cómo uno de los mejores carpinteros de Jerusalem como era José (padre extraoficial de Jesús en realidad) al cual se valoraba mucho su destreza en su oficio para la época, se va a tropecientos kilometros en un viaje, digamos que destructivo para su mujer embarazada de 9 meses encima de una burra, guiado por la estrella de oriente ¡¿para que tenga a su hijo en mitad de un pesebre en Belén?!”. Por cierto, a la burra la tuvo que aparcar lejos del pesebre…sino el papa la hubiese visto…

A mi particularmente no me extraña ni me llama la atención tanto como la fantasía mística absurda de que la virgen María se quedase embarazada por arte divino…

Leave a Response