Un cura justifica los abusos de sacerdotes porque “los jóvenes son unos seductores”

Un cura (el alma no desde luego) llamado Benedict Groeschel, director de la Oficina de Desarrollo Espiritual de la ArquidiócesisLa Iglesia Católica Apostólica Romana de Nueva York (director, desarrollo, espiritualidad, Nueva York, iglesia… todo en una simple oficina), se ha convertido en protagonista por sus polémicas declaraciones sobre los abusos sexuales de sacerdotes a menorespobre de la adolescencia católica.

Diría que ReverendoEl intermediador entre la comunidad y la divinidad que adoran disparate protagonizó este impresentable hijo de Dios que me cuesta ver como intermediador entre la comunidad y la divinidad que adoran…

Este demonio disfrazado de reverendo, con cara de buen cura, aseguró en una entrevista al National Catholic RegisterEl santuario de la pederastía y pedofilia que “los jóvenes de 14, 16 y 18 años son unos seductores y que los curas en las situaciones de abuso sexual no buscan cometer un crimen por lo que no deberían ir a la cárcel”.


Imbécil descerebrado (perdón, no es mi intención ofenderle) ¿Este sirve a Dios? ¿Dios no le despide?.

Cierto, no deberían ir a la cárcel, deberían ser quemados en hogueras. Y con un palo en el culo, para que disfruten hasta la muerte. El peligro lo correrán entonces los ángeles del cielo…

Lo que no aclaró, o no supe entender, qué pasa con los jóvenes de 15 y 17 años ¿los impares no seducen?

Pero como recurso de buen cura o por mandato divino, este sacerdote ha optado por pedir disculpas en su página web (me gustaría ver el historial de su navegador…) y no es para menos, con el revuelo que ha causado. “Lamento profundamente si he hecho daño a alguien. Yo no tenía la intención de culpar a la víctima. Un sacerdote que abusa de un menor es siempre malo y siempre es el responsable”…

Hay que ser muuuuuuy creyente (y temeroso de Dios) para acudir a la iglesia y tratar con estos intermediarios.

1 Comment

Leave a Response