Volver con la frente marchita en un soplo de vida

Pobre Gardel, uruguayo o argentino, si por una cabeza asomase siquiera un momento, se reiría de mi desprecio por tantos tangos deprimentes y lacrimógenos, y con el sombrero de lao podría decirme algo como

Resignate hermano,
yo te lo aconsejo,
dejá que esas cosas
las arregle Dios.
Nosotros penando
corrimos parejo
por la misma herida
sangramos los dos

Pero no va de desamores la cosa (al menos no por una mujer), aunque sí de traición y desengaños porque no hay forma de librarnos de tanta política miserable y maquiavélica; por mucho que nos aferremos en creer que esta vez será distinto y le damos nuestro voto (lo tiramos a la mierda) cada vez que nos lo piden, la realidad es

Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé…
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé…
Pero que el siglo veinte (y veintiuno…)
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos…

Y es que CambalacheUn tango para otra crisis traicionera, si no fuese un tango, la consideraría la mejor canción de todos los tiempos, porque describe perfectamente el mundo que nos ha toca vivir DC…

Quizá no sea este uno de los mejores días (Lunes… 13…) para recuperar el bloc después de olvidarlo tanto tiempo en el último cajón del escritorio (el de verdad, si hablase del virtual diría que detrás de la papelera de reciclaje o peor aún: perdido por uno de esos habituales cuelgues del sistema operativo…)

Tampoco porque sea un día de especial inspiración, aunque si de inspiración se tratase, daría los mismo el día… Lo políticamente correcto sería decir que hoy vuelvo a publicar haciendo uso de este medio y mi libertad para hacerlo cuando lo considere conveniente. Aunque si mezclamos la política en esta cuestión, no es de extrañar que pase meses sin decir nada y cuando lo haga parezca que sigo sin hacerlo…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This